Columna de Iván Cerda: El inicio de una nueva guerra mundial

image_pdfimage_print

Doscientos billones de dólares en exportaciones chinas se vieron afectadas de la noche a la mañana (tal cual una invasión militar) en la mayor alza arancelaria conocida en la historia comercial entre Estados Unidos y Asia, traducidos en un aumento arbitrario y violento de 15 puntos en la tasa de ingreso al mercado americano, fundado en la recuperación del equilibrio comercial entre ambas naciones. Nadie se atreva a dudar de las amenazas de Trump que prometió volver a ser grande a América nuevamente, incluso sus propios vecinos mexicanos que hace unos días se retractaron vergonzosamente de no recibir a sus deportados ante un sutil anuncio de este mandatario.

Es más que evidente que el inicio de esta guerra sin fronteras y sin precedente alguno en la historia de la humanidad, es la consecuencia contemporánea del carácter de dos mandatarios plenipotenciarios como Donald Trump y Xi Jimping que seducidos por el poder absoluto y solo comparables con Roosevelt o Mao Tse Tung, respectivamente están iniciando una carrera desenfrenada para mantener la supremacía del mando por sobre el resto, llevando éxito y riqueza a los suyos.

La floreciente y poderosa Republica China con su colosal industria pesada, líder en tecnología y fuertemente influyente en todos los mercados del mundo ha quedado casi en Jaque Mate frente al próximo encuentro del G-20 donde se definirán los términos comerciales que seguramente humillarían a ese Imperio quien aun no confirma su asistencia. Por desgracia esta nueva y extraña guerra global nos sitúa justo al medio de una batalla sin fronteras haciéndonos potenciales víctimas de la dependencia económica externa, la tecnología y el conocimiento.