Hugo Alcaman Riffo: La persona en Primeranota

image_pdfimage_print

Director  de la corporación de profesionales mapuche, Enama, desde su creación hace 6 años, este comandante de la Fach en retiro, reconoce que a sus 64 años hace cada día más lo que quiere y menos lo que debe, como una filosofía de vida.

Se hace cargo del cuestionamiento a su perfil político, asegura que no tiene ninguna ambición fuera del trabajo de Enama y cree firmemente que la salida a la polarización que existe en la región estará en manos de las mujeres mapuche y no mapuche.

 

“Indio”

Yo no tengo nada contra los chilenos, ningún prejuicio porque quien me mapuchizo, si se puede decir así, fue justamente mi madre, una chilena, mal podría tener algo contra los chilenos.

Mi madre me preparo desde el día que nací para lo que se venía, ella es chilena, bis nieta de un arquitecto italiano, su abuelo fue abogado y juez en Victoria, su familia tenía muy buena situación económica y entendía que yo era un “indio”, en ese tiempo solo así nos decían, mi madre sabía muy bien, que desde el colegio en adelante me iban a molestar y a marcar diferencias, por lo mismo se preocupó de prepararme, hizo que junto a mis hermanos, viviéramos los dos mundos, el chileno y el mapuche. Pero por sobre todo, que tuviéramos muy clara nuestra identidad mapuche, ella era una mujer muy enamorada de mi papá y eso hacía que ella admirara mucho lo mapuche.

Dos mundos, un padre genio

Yo vivo dos realidades, soy técnico en administración de personas, en administración de empresas, ingeniero comercial, master en turismo y hoy estoy en proceso de un doctorado en educación, pero en mi territorio soy mapuche, vivo con mi gente mapuche con mucha ritualidad, tenemos nuestra realidad mapuche, pero luego en mi calidad de profesional, me desempeño en Temuco como un profesional más en el ámbito académico, en universidades, como consultor o asesor.

Mi padre tenía una inteligencia sobre normal, todos decían que era un genio, por lo tanto mis abuelos deciden que él se dedique a estudiar y dolorosamente a los 9 años lo internaron, hecho que el recordaba con mucho dolor, siempre vive internado, hasta que se titula de ingeniero en la Universidad Santa María en Valparaíso, me críe con un padre que si bien era mapuche, ya era profesional y se casó con una mujer, mi madre, de un nivel socioeconómico medio alto, entonces yo vivo siempre en estos dos mundos.

 

De derecha hasta comunista marxista

Nunca en mi vida he hecho diferencias ideológicas, estuve muchos años en Punta Arenas como oficial de la Fach y participe de una agrupación literaria, donde fui secretario, el presidente de esta era comunista, Linko Pablo Miranda y éramos grande amigos, andábamos para todos lados juntos y claro nadie entendía esa amistad.

Los de derecha dicen que soy comunista marxista y los de izquierda dicen que soy de derecha, pero mi mirada es desde la injusticia, no me interesan los cargos públicos, ni políticos y me los han ofrecido, pero no he aceptado y menos voy aceptar ahora porque en mi filosofía de vida yo me prometí que desde los 60 años iba hacer cada vez más lo que me gusta y menos lo que tengo que hacer y hoy puedo, mis hijos están grandes, no tengo grandes obligaciones y lo voy a mantener así.

Soy políticamente independiente y crítico de la derecha y la izquierda, me molesta mucho de la izquierda esa capacidad de darnos muchos sueños de un mundo mejor y luego no cumplir, además dan ordenes de como uno debe ser y yo soy libertario, hoy no obedezco a nadie. De la derecha me molesta y critico la indiferencia que tiene por los grupos minoritarios, el individualismo y objetivos hacia lo económico, por supuesto estoy generalizando ya que en ambos sectores existen personas con buenas intenciones.

Pude trabajar muy bien con un ministro Udi como Joaquín Lavín y también con un ministro comunista como Barraza.

“La Consulta Indígena les importa un bledo”

Mucha gente de izquierda se va a enojar con mi postura, pero quiero partir diciendo que yo no hago de opinologo, no hago  farándula y si doy una opinión es porque estoy documentado, a mí me sorprende como la consulta se transformó en dos cosas, por una parte se transformó en una guerra comunicacional, la consulta la va a ganar quien más influya comunicacionalmente y segundo, que es lo más triste, la consulta hoy no les interesa a los opositores al gobierno. Les importa un bledo si la consulta a los mapuche nos conviene o no nos conviene, se transformó en una herramienta para atacar al gobierno. Yo veo como mi gente es utilizada con un fin político de un sector, de la oposición al gobierno, es decir somos un instrumento de uso, cómo puede haber tanta insensibilidad y falta de respeto, no importan las personas, solo les importa cómo le gano al otro, en eso se transformó esto.

Si uno revisa las 11 medidas, son todas beneficiosas, yo he estado leyendo las declaraciones de los  dirigentes y me impresiona tanta falsedad, tanto que peleamos por la autonomía en las materias que “nos corresponden” y las 11 propuestas del gobierno son eso, de hecho, gran parte de las medidas que se están proponiendo vienen de muchas propuestas y conversaciones, donde hemos participado, por eso escuchemos y votemos, además no es necesario aprobar todo, cada uno podrá aprobar lo que considere correcto pero seamos respetuosos.

Como va a ser negativo que yo pueda optar al título de propiedad, cualquier chileno puede tener título por media hectárea y yo por ser mapuche estoy obligado, me exigen, a tener mínimo tres y si no es así me niega el titulo eso es discriminación.

Estoy muy triste porque los hermanos opositores al gobierno están actuando más como opositores políticos que como mapuche.

Enama y la horizontalidad

Estoy orgullosos del trabajo de Enama, nosotros logramos instalar la horizontalidad en las relaciones con las autoridades políticas de gobierno y el mundo privado, el dirigente social es un elemento muy valioso porque es quien conoce la realidad de la gente, pero al no ser profesionales tiene un dialogo más vertical y esa autoridad, si tiene buena voluntad va a tratar de interpretar lo que dice esta persona y si no la tiene sencillamente no va atender sus necesidades y nosotros nos instalamos de igual a igual en nuestra relación, si nuestra contra parte es un abogado tenemos abogados y además aportamos con propuestas.

Nosotros promovemos el dialogo, el entendimiento, nuestro enemigo no es el chileno, ni los colonos, nuestro enemigo es la desigualdad, la pobreza, la falta de ejercicio político, por lo tanto nosotros nunca vamos a estar en contra de ningún grupo social y hoy es un discurso que está absolutamente integrado en todos los miembros de Enama

Enama nació para decirle a los profesionales mapuche , “Tu eres un profesional y tienes que ayudar a tu gente” y eso es lo que hemos hecho, pero sorprende la gran cantidad de personas que han estudiado con becas y no ayudan, ni cooperan con el resto, esa es un triste realidad.

Las mujeres de la región son la esperanza

Desde Enama estamos promoviendo el rol de las mujeres, yo he participado de muchas mesas de trabajo, nunca hemos logrado nada, porque los hombres siempre estamos peleando por nuestra cuota de poder, esa es una cuestión innata en los hombres. He invitado a la multigremial para trabajar juntos y no se ha dado nunca, independientemente de que tengo la mejor de las relaciones con sus dirigentes, ellos buscan que el estado resuelva el problema, las universidades tiene un rol pasivo frente a los problemas de la región, todos esperan que el gobierno traiga una solución y nadie instala una propuesta.

Pero hoy veo una nueva organización de mujeres de Malleco, Muppa, que se reúne con las mujeres de Enama y rápidamente la conversación entre ellas empieza a ser solidaria, de entender lo que vive cada una y empiezan a solidarizar y tanto así que logran reunirse con el ministro Chadwick y él termina reconociendo que nunca habían visto algo así en La Araucanía, las mujeres se hacen cargo de la violencia que ha vivido cada parte, esa es una capacidad que tienen las mujeres, yo estoy convencido que esta es una verdadera posibilidad para la región, de verdad tengo muchas esperanzas en que sean las mujeres, las que encuentren la salida en nuestra región.

 

 

“Me gustaría ver que una de las familias de Malleco, de apellidos europeos, publique en las páginas sociales que la hija se casó con un mapuche, con un Alcaman, un Marileo, tendrían que justificar que se casa con un mapuche, pero el cabro es súper inteligente, es muy trabajador, o sea siempre hay que justificarlo, eso es una realidad”