Senador Pizarro: “En la Democracia Cristiana no se miden las consecuencias de la conducción partidaria”

image_pdfimage_print

Es crítico del andar del gobierno y la cuenta pública que entregó el Presidente Sebastián Piñera, pero también de la conducción de Fuad Chahin en la Democracia Cristiana, partido del que fue presidente. El senador Jorge Pizarro está preocupado por el rumbo económico del país, las reformas y el futuro de la oposición. Y si bien valora el anuncio de La Moneda de un gran acuerdo para fortalecer las instituciones del país, pide que se haga un debate “en serio” y no solo para “sacar aplausos para la galería”.

El obstruccionismo que plantea Piñera de ciertos sectores de la oposición, ¿no es una de las causas de la situación económica actual?

Acusar obstruccionismo, o de antipatriotas, o de gente que quiere mal a Chile es una mala táctica del gobierno. En la práctica lo que se le ha planteado al gobierno es la necesidad de buscar acuerdos mayoritarios en las reformas de pensiones y en materia tributaria. El principal desafío que tiene la sociedad chilena es garantizar pensiones dignas a más de 2 millones de chilenos, y eso, con la propuesta que hace el gobierno, no se consigue. Para poder implementar de verdad un mejoramiento de las pensiones se requiere un acuerdo lo más amplio posible, y eso no se consigue con un voto más o un voto menos ni menos manteniendo el actual sistema de pensiones tal como está.

Se interpretó que en su mensaje presidencial Piñera desconoció el acuerdo al que habían llegado el gobierno y la DC por pensiones. ¿El partido fue engañado?

No sé cuál es exactamente el acuerdo del presidente del partido con el gobierno, lo que sí sé es que los diputados de la DC acordaron votar a favor la idea de legislar sobre la base de que al menos el 4% que viene en la propuesta del gobierno sea administrado por un ente público y autónomo. Francamente la intervención del Presidente confundió absolutamente la cosas.

¿Fuad Chahin cayó en un anzuelo?, ¿ha manejado mal las conversaciones con el Ejecutivo?

Siempre he pensado que los temas legislativos los tienen que resolver las bancadas; por supuesto que los partidos siempre tienen un criterio, pero quienes toman las decisiones son nuestros diputados. La forma en cómo se han tomado las decisiones, en materia tributaria o de pensiones en supuestos acuerdos con el gobierno, lo que ha hecho es, primero, dividir profundamente a nuestros diputados y, segundo, generar un serio problema en la coordinación con las otras bancadas con las cuales estas materias se han estado trabajando de manera sistemática, buscando y teniendo acuerdos desde la oposición; eso ha generado un costo político para el partido que no sabemos cómo se va a reflejar.

¿Y cómo evalúa la estrategia de Chahin de apostar a que la DC no se transforme en un partido irrelevante?

Hay formas y formas de aparecer en los medios de comunicación. Lo que uno les pide a los partidos políticos y a las conducciones políticas es que ejerzan liderazgos, que tomen decisiones y que interpreten primero a la colectividad, después pueden ser acordadas con otras fuerzas afines, luego de eso que se tomen las decisiones que permitan llevar adelante reformas o leyes que vayan en beneficio de los chilenos. Ese proceso está haciendo mucha falta y, más allá de mi partido, siento que está haciendo falta a todos los partidos. Esa es la gran falla que hemos tenido en la oposición y que no nos ha permitido tener una articulación. Se nos vienen elecciones municipales y luego presidenciales y parlamentarias, lo peor sería que estuviéramos preocupados solo de lo electoral y no de buscar acuerdos en los contenidos, porque, o si no, no vamos a recuperar la confianza de los chilenos.

La reforma tributaria sigue en debate gracias a votos DC, pero hay un tema que es la integración, incluso el presidente de RN planteó que quizás para seguir adelante con el proyecto se podría retirar esta parte del proyecto. ¿Usted coincide con eso?

La propuesta del gobierno de volver a la integración no es la correcta. Lo que ha expresado el presidente de RN es un acto de realismo. En la aprobación de la idea de legislar al gobierno se le manifestó que esto no implicaba ningún acuerdo respecto del tema de la integración. A veces el solo hecho de aparecer haciendo una noticia sin tener claridad de los contenidos nos puede jugar malas pasadas, tanto al gobierno como a quienes hacen los acuerdos.

En la DC el debate de las reformas ha dejado heridas internas. ¿Qué le parece esta situación en la DC?

Espero que nuestros diputados retomen los niveles de convivencia interna. No hay diferencia de opinión, ni en los contenidos ni en las propuestas que nuestra bancada ha trabajado, ni siquiera con el resto de la oposición. Por eso decía que en la DC no se miden las consecuencias de la conducción partidaria, lo que a veces puede llevar u obligar a la bancada a tomar decisiones que la dividen o que la debilitan. Estoy convencido de que todos los diputados, partiendo por el jefe de bancada y el diputado Raúl Soto, van a ser capaces de reencontrar el nivel de convivencia y fraternidad.

En la cuenta pública se anunció la búsqueda de un acuerdo para fortalecer las instituciones. ¿Qué opina de propuestas como la reducción parlamentaria?

Este anuncio es de las más interesantes y las más positivas. Al menos en nuestra bancada y con los senadores de la oposición hemos conversado estos temas y nos ha parecido que es pertinente hacer un trabajo en serio. Algunos plantean retomar una reforma a la Constitución completa. Hay que buscar esos acuerdos y eso se hace sobre la base de diálogo, de hacer participar a otros actores y buscar mayores consensos. Tenemos desde la oposición propuestas en casi todos esos temas y por supuesto que estamos dispuestos a debatir, pero con buena fe y con voluntad de generar acuerdos y no solamente como un anuncio que les hace sentido a algunas personas o que saca aplausos de la galería.

Algunos plantean el temor de que el Congreso se transforme en el chivo expiatorio de la falta de credibilidad de las instituciones. ¿Hay una estrategia detrás del gobierno en torno a eso?

El quedarse solo en un anuncio del tema del número de parlamentarios es un distractor comunicacional. Los temas de fondo están más radicados en otras instituciones. A mí me preocupa muchísimo que exista un cuestionamiento al Poder Judicial, a la Contraloría, al Ministerio Público, al TC, a las FF.AA., a Carabineros y, por supuesto, al Congreso. Hay que verlo con altura de miras y viendo el conjunto, no quedándonos en algo que puede ser anecdótico o que pueda ser más fácil de que lo reciba el público.

Entrevista de La Tercera